martes, 12 de enero de 2010

Tomando sol con poca ropa

He visto en las playas que las mujeres están muy livianas de "coco" y de "palmeras". ¡Ojo! No me refiero a las de Brasil, de donde son autóctonas las mujeres desnudas y el coco, sino a los balnearios de la costa atlántica de nuestro país. Hablando en lunfardo, por "coco" me estoy refiriendo a la cabeza (que las bañistas pueden perder por un hombre apuesto en cualquier momento) y por la falta de "palmera", metafóricamente, estoy aludiendo a la escasez de vestimenta.
La demanda de las mujeres en Mar del Plata parece ser: "busco a un bañero para tirar la toalla". Y ni que hablar de lo que sucede en las playas nudistas que son aquellas ideadas para ir sin malla, o sea, desmayadas. Aunque, en verdad, los que quedan desmayados a la final son los hombres que andan pispeando por allí. Pero he visto que los varones, a diferencia de las mujeres, somos más púdicos y nos dejamos la malla puesta. Excepto un exhibicionista que se paseaba bajo el sol como Dios lo trajo al mundo. Cuando el bañero lo reprendió por estar fuera de "la zona de protector al menor", se justificó diciendo que quiso ponerse el short pero le erró.
Sobre la cuestión, he oído algunos diálogos jugosos entre caballeros y damas:
- "Ayer la vi tomando sol dormida y desnuda en la playa, creyendo que nadie la miraba" -le dijo el hombre. A lo que la mujer, respondió : "Por lo visto, usted no es un hombre". "Y por lo que yo he visto, ud tampoco"-remató el tipo.
Pero toda esta desfachatez ya se veía venir. Recuerdo que años atrás, cuando recién se impuso el uso de la bikini, en algunos balnearios tradicionales no se las podía usar. Mamá, sin saberlo, fue a la Bristol con una de esos trajes de baño. El guardavidas la retó: "¡No se puede estar aquí con dos piezas!" ¿Ah, no? ¿Cuál me saco?".
Tomás me explicó que las chicas y las señoras también andan con poca ropa porque quieren conseguir novio. Ahora ya entiendo, la desnudez es como la vidriera y es cierto aquel refrán que dice: "el que no muestra, no vende". Esto me viene "como anillo al dedo" o, ya que estamos, "como corpiño a la teta" para finalizar el tema y dejar planteado el próximo, el de los vendedores ambulantes en la playa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada